domingo, 15 de febrero de 2015

DOCUMENTALES - Cap. IV: NADA PUEDE HACERME DAÑO, una carta de 1.971 que traspapelaron en correos

7:50:00 // by Fase Sónica // , , // No comments

15/02/2015


Documentales imprescindibles de bandas a las que deberíamos volver, una y otra vez, a reivindicar:

BIG STAR - Nothing Can Hurt Me

Nothing Can Hurt Me

Por fin pudimos ver cumplido recientemente uno de esos deseos que aparecía en la lista de "Documentales Musicales PENDIENTES" en fosforito
y ya está marcado convenientemente con la correspondiente muesca √ .

Después de su visionado queremos trasladaros algunas impresiones y quizá incluso, recomendarlo.

---------------------

El relato de uno de esos grupos con halo de cierto "malditismo" - al estilo Nick Drake, The Velvet Underground, Syd Barret o Badfinger (etc.)que con el paso del tiempo han sido "desenterrados" por gentes del rock que los consideraron clave en la historia de la música y más en concreto, en sus correspondientes carreras.

Big Star fueron un fenómeno "celestial" demasiado fugaz y injustamente tenue en su día, por una breve existencia aunque eso sí, repleta de suculentas piezas de pop-rock (o el estilo que a partir de ellos se desarrolló y acabó acuñándose como nueva etiqueta, el "power-pop").

Con tres únicos álbumes bajo ese nombre "iluminaron" el camino de algunos de los rockeros del indie que luego vino, apareciendo de una manera u otra en el documental que nos trae aquí:
los rendidos críticos de la época como Lester Bangs o Cameron Crowne, veteranos como Lenny Kaye Robyn Hitchcock, Mike Mills de R.E.M., Ira Kaplan de Yo La Tengo, Norman Blake de los Teenage Fanclub, Alexis Taylor de Hot Chip, un par de Flaming Lips, The Replacements, el productor e integrante de los dB´s Chris Stamey, el también productor y músico Mitch Easter, Elliot Smith, Evan Dando de Lemonheads,..... también son nombrados otros admiradores confesos como The Jesus and Mary Chain y gentes de la movida circundante, para terminar con la destacada aparición de los Posies, que en el año 93 resucitaron el grupo junto a los dos Big Star vivos.

Las cerca de dos horas de película se inician con un tufillo premonitorio en el que ya nos anuncian que nada salió bien del todo: 
se oye la voz de Alex Chilton al ser entrevistado en una grabación radiofónica en la que el periodista le interroga sobre si el momento de la separación de la banda fue mientras grababan su tercer LP Third / Sisters Lovers, a lo que Chilton responde "Lo cierto es que ya nos separamos antes del primer disco.......".

A partir de esa primera secuencia se desarrolla un extenso relato de la banda de Memphis y su entorno, en el que se repasa trayectoria desde el éxito del "The Letter" con Alex Chilton en The Box Tops; la entrada en escena de cada uno de los integrantes de la banda, destacando al fundador Chris Bell y la última incorporación de Chilton al trío, completado por el bajista Andy Hummel y el batería Jody Stephens; la gente y el ambiente de los Ardent Studios donde en 1.971 se produciría la grabación de su primer larga duración #1 Record (sumando cierta ironía más con el título elegido en el disco al "modesto nombre" que tomaron al bautizarse como grupo de rock); las espectaculares críticas de los medios junto a las inversamente proporcionales ventas y un escaso reconocimiento a nivel de público.


Ardent Studios
Un carrera que nació torcida pese a que desde los Ardent Studios, con John Fry en cabeza, fueron apoyados en muchos aspectos e incluso se llegó a un interesante acuerdo con una grande como la Stax:
la realidad es que el disco no fue distribuido en condiciones por lo que no se encontraba en las tiendas y por tanto, no pudieron ser escuchados en un tiempo en el que además la gente estaba más interesada en otros estilos como el heavy o el funk.
Todo conllevó que el éxito y las ventas fueran esquivas con la banda, aunque como dice en el metraje Lenny Kaye refiriéndose al plano artístico, "esa falta de éxito te obliga a buscar más en tu interior, y eso es lo mejor para mí....".
A la par ésto hace que se produzcan fricciones y cierta desmotivación en las filas del grupo, lo cual desencadenará en la marcha de Chris Bell: junto a todas estas decepciones se une que el que fuera instigador de la entrada de Alex Chilton en Big Star ve como su protagonismo se ensombrece por la presencia de éste, con lo que los celos, diferencias y paranoias toman protagonismo provocando esa salida de la banda.

Desde este inicio accidentado podremos ver como la carrera de Big Star continúa adelante en formato trío y publican otro par de discos: Radio City y Third / Sisters Lovers.

El alcohol y las fiestas en discotecas se convertirán en frecuentes compañeros; Stax se declara en bancarrota y un posible acuerdo con Columbia se queda en papel mojado; Chris Bell se ha alejado y marcha a buscar fortuna con suerte esquiva en Gran Bretaña por aquel año 1.974; coincidiendo en el tiempo con la grabación de Radio City es el bajista Andy Hummel quien también toma las de villadiego y abandona el barco; fichan a John Lightman como nuevo bajista pero, mientras tanto, los Ardent Studios y Chilton van directos en su viaje hacia la deriva....
Pese a este panorama, en 1.975 grabarán su último álbum donde el productor Jim Dickinson tiene mucha e importante presencia. Podría decirse que es un trabajo de Chilton en solitario donde el deterioro de las relaciones es el hilo fundamental y el aislamiento, el alcohol y las drogas acompañan al compositor.

La parte final del documental (aparte de contarnos la cuanto menos curiosa carrera musical que continuó Chilton interesándose en el punk, producción de los Cramps incluida) se convierte sobre todo en un sentido homenaje y necesario reconocimiento a otro de los integrantes del "club de los 27": un Chris Bell que se ensalza aquí como el semioculto gran artista que fue, con apariciones incluidas de sus hermanos recordándolo, de algunas de sus fotografías y de la música que nos regaló antes de dejarnos prematuramente en un accidente que truncó una vida que en los últimos años transcurrió regada de alcohol, mala suerte, frustraciones y un ferviente abrazo a cristo.

Por lo tanto, Nothing Can Hurt Me es como decíamos al principio una obra imprescindible para conocer a fondo la historia de una banda única, conviertiendose a la vez en el necesario reconocimiento de un artista como Chris Bell poniendo en relieve su gran importancia en la creación de Big Star y como compositor pop, con la desgracia de compañera fiel durante los años de vida posteriores a ella hasta su temprano fin.


Ficha técnica:

Drew DeNicola, Olivia Mori


2012


United States


113 min.


English



VOSE




Best Documentary Feature at Indie Memphis Festival

SXSW 2012, BFI London Film Festival,

Big Star

Christopher Branca, Drew DeNicola

Drew DeNicola

Jeff Seelye

Rick Clark, John Fry, Cheryl Pawelski, Brad Rosenberger

Danielle McCarthy, Olivia Mori

September Gurls Productions


Magnolia Pictures






0 comentarios:

Publicar un comentario

Participen, porfa please